Charlamos con Domènec Biosca Presidente de la Asociación de Directivos de Empresas Turísticas

Domènec Biosca Presidente de la Asociación de Directivos de Empresas Turísticas, Presidente de Educatur y de la Asociación de Periodistas de Turismo


Hoy nos centramos en la experiencia del sector, en las tendencias que hacen evolucionar a esta gran familia que es el turismo.

Domènec Biosca es Presidente de la Asociación de Directivos de Empresas Turísticas, Presidente de Educatur y de la Asociación de Periodistas de Turismo. Es autor de 33 libros sobre Gestión Turística, tanto de hotelería, como de restauración así como en la Gestión y Dinamización de Destinos y con más de 2000 artículos publicados en diferentes medios de comunicación escrito.

Participa en diferentes radios cada semana como Cope, Onda Cero, Intereconomía… Imparte alrededor de 50 conferencias cada año y ha recibido 23 premios entre los que destaca la Medalla de Oro al conocimiento Turístico concedida por  el Gobierno de España, Medalla de Oro de la Ciudad de Barcelona al mérito cívico o Premio al experto más prestigiado.

“La crisis es consecuencia de llegar tarde a los cambios” y “Estos cambios necesitan mucha formación, que actúa como las dioptrías, que permiten ver lo que no vemos”. Sin olvidar que quien se convierte en uno más llega tarde a los cambios y caerá en el montón, donde hay muchos”

¿Cómo crees que va a evolucionar el sector turístico y más específicamente de los eventos, en el corto-medio plazo en España?

Los encuentros profesionales son y seguirán siendo imprescindibles para poder escuchar a los expertos que nos ayudan a transitar de las experiencias a la innovación, para relacionarnos entre los profesionales que tenemos las mismas curiosidades y objetivos, con el fin de complementarnos y socializando, estrechar los vínculos relacionales. Sin encuentros, caminaríamos hacia una orfandad, emocional, social, intelectual y profesional.

¿Qué opinas de los eventos híbridos y/o virtuales como solución a la situación actual? ¿Crees que han llegado para “quedarse”?

La comunicación, mayoritariamente en los eventos hasta ahora ha sido presencial, para poder disfrutar de las distancias cortas y compartir las emociones. Ante la situación actual de priorizar la salud y suplir el miedo que nos rodea (en este momento que escribo este artículo los niveles de infección están disparados), los encuentros virtuales nos aseguran el máximo cumplimiento de las normas sanitarias, facilitando el poder vernos a través de la pantalla, escucharnos, participar, debatir y llegar a conclusiones.

Obviamente, al principio algunos dudaban de si nos acostumbraríamos, pero cuanto más se domine el uso de las tecnologías y de las presentaciones atractivas, visuales, impactantes y fácilmente compresibles, más normales se considerarán los eventos virtuales y/o híbridos. Estamos creo convencidos de que será un instrumento que complementará los encuentros presenciales

¿Qué cambios importantes crees que han tenido que realizar los establecimientos Hoteleros y de Restauración para poder enfrentar la situación actual e impulsar la evolución? ¿Estamos preparados?

Los cambios son mentales y profesionales. Los mentales porque el mercado de oferta ha caído y ha sido sustituido por el mercado de demanda, que nos obliga a crear demandas atractivas, segmentadas por tipos de clientes y épocas del año, que examina a todos los que se conformaban con tener colas de clientes, generalmente desconocidos, que se los ofrecían intermediarios.

Hoy el cliente quiere vivir, antes de decidirse, distintas experiencias para poder escoger y en consecuencia, tanto los destinos como los hoteles, los restaurantes y demás ofertas, deberán poder visualizarse y ofrecer emociones en los buffets que cada destino deber tener de forma virtual, para facilitar que los clientes puedan escoger.

También los profesionales tendrán que complementar el dominio de su oficio con ser expertos relacionales, para que el cliente se sienta reconocido, conocido y mimado, consiguiendo que todos los empleados de estas empresas sientan en su corazón que trabajan en el negocio de la felicidad, y que con el dominio de la Inteligencia emocional consigan que el cliente actúe como un embajador virtual, transmitiendo impactos positivos, tanto del destino como de la oferta privada y en consecuencia, que todos los actores públicos y privados conviertan a sus clientes en embajadores proactivos.

¿Desde el punto de vista legal, crees que los Hoteles (y resto de establecimientos y proveedores) están siendo tuteladas y ayudados lo suficiente en este momento?

Se he llegado tarde en la aplicación de las medidas, tanto de protección económica como psicológica, como social y en consecuencia los 22 tipos de actividades que constituyen el sector turístico están sufriendo y desgraciadamente muchas empresas morirán en este intento. Algunos han confundido el sector turístico como un alimento que se pueden congelar y ser disfrutado en otro momento.

El sector turístico necesita de tiempo real en todas las partes del proceso, tanto de marketing como de renovar las ofertas. Sin olvidar de que los mercados turísticos necesitan las compañías aéreas y de una activada y experta diplomacia institucional para pactar corredores sanitarios seguros, donde las compañías aéreas puedan desplazarse. “SIN AVIONES NO HAY TURISMO”, y en consecuencia las compañías tienen un alto riesgo de quebrar. A estas reflexiones añadimos que ante el miedo y la incertidumbre, hay 2 tipos de personas que salen corriendo, los inversores y los turistas.

¿Enfocándonos en los grupos hoteleros, cual crees que hayan sido los más ágiles e innovadores en aportar soluciones e iniciativas para enfrentar la situación actual del COVID-19?

Los restaurantes, por su dimensión y puertas abiertas a los clientes, tanto por proximidad como por prestigio, han adecuado sus instalaciones a las necesidades de seguridad sanitaria. Los hoteles de  todas las dimensiones también han apostado con tecnología y con fuertes inversiones en posicionarse como muy seguros, pero son solo una parte del destino, y en consecuencia al no controlar las medidas sanitarias en las entradas y salidas del destino, haber invitado públicamente a la nueva realidad a la sociedad, y al no haberse adelantado con una legislación como la que se ha implantado con los conductores incívicos en las carreteras, algunos han conseguido récord en maltrato al sector turístico, al crear miedos muy mediáticos.

Deseo acabar esta entrevista con 2 mensajes:

“La crisis es consecuencia de llegar tarde a los cambios” y “Estos cambios necesitan mucha formación, que actúa como las dioptrías, que permiten ver lo que no vemos”. Sin olvidar que quien se convierte en uno más llega tarde a los cambios y caerá en el montón, donde hay muchos

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *