EdenVillage: una Fiesta Mayor corporativa

Empezar el verano siempre es una buena noticia, una ocasión para celebrar, y todavía mejor si se hace con una Fiesta Mayor corporativa. Diseñamos EdenVillage para que todos los integrantes de la empresa pudieran disfrutar juntos de diversión, gastronomía y grandes momentos en el mejor entorno posible.

Nuestra Fiesta Mayor corporativa

La intención del evento era celebrar el octavo cumpleaños de la marca y el inicio de verano, y no hay nada más veraniego que una buena fiesta mayor. Desde Marca Condal nos encargamos de que absolutamente todo fuera acorde con la temática, y a la vez fuera corporativo. El resultado fue genial, muy divertido, veraniego y agradable para todos.

Por la mañana fueron llegando todos los asistentes e hicieron el Chek-in en el hotel rural. Estuvieron presentándose entre ellos, ya que algunos al ser de ciudades distintas no se conocían todavía, hablando y tomando algo hasta la hora de comer. Después empezaron las actividades el Edenvillage, que eran muy distintas entre ellas pero tenían un punto en común: la diversión en equipos. Estuvieron participando hasta media tarde, y ahí empezó el tiempo libre donde también tenían la opción de jugar al futbolín, los dardos, el billar… Cada uno pudo escoger aquello que más le gustaba, o simplemente aprovechar para descansar en un entorno idílico.

Por la noche celebraron la cena y la verbena, a la que siguió la discomóbil. Fue una gran fiesta en la que todos lo pasaron genial.

Al día siguiente desayunaron juntos y ya pronto empezaron a salir los autobuses que les llevaban al AVE de vuelta a casa.

El Menú

En esta ocasión volvimos a confiar en Catering l’Empordà, una apuesta segura para siempre. Nos encanta porque se adaptan perfectamente a todos los eventos y saben cómo sacarle partido a la temática a través de los sabores.

Se trataba de un evento con comida y cena, por lo que tuvimos dos menús muy diferenciados:

Comida

Hacía muy poco que habían llegado todos a EdenVillage, estaban emocionados, con ganas de hablar entre todos, así que la opción perfecta fueron distintas barras en las que pudieron coger la comida y tomarla de pie o llevarla a donde quisieran. Hubieron tres partes diferenciadas: una de charcutería, que incluía una selección de quesos y una de embutidos, un veggie corner, y un buffet mediterráneo con paella y fideuá.

Además, al acabar se les ofrecieron unos deliciosos polos de fruta ecológica que encantaron a todos.

Cena

La cena se sirvió al más puro estilo Fiesta Mayor corporativa, con grandes ensaladas, verduras escalibadas y pan de pagés en el centro de las mesas, y unos buffets con carne, pimientos de padrón y patatas a la brasa.

Como postre tomaron una crema catalana con carquiñolis, y no podía faltar un pastel creado exclusivamente para la marca, con el que pudieron celebrar su octavo cumpleaños. ¡¡Felicidades equipo!!

Dejar un comentario