Fluor Party en un bosque lleno de neón

Mezclamos una fiesta de Navidad con una fluor party para celebrar el final del año y el resultado fue espectacular. Siempre vale la pena arriesgar, intentar hacer realidad ideas, por más locas que parezcan, porque luego los resultados son geniales.

Las fiestas tradicionales nos encantan, pero la mayoría de gente está acostumbrada a la clásica cena de Navidad, por eso nosotros proponemos cambiar el concepto, convertirlo en algo nuevo, divertido y con el efecto WOW que tanto nos encanta. Y es que lo mejor de todo es que los invitados no se esperan nada especial, y cuando se encuentran con lo que hemos preparado la experiencia es todavía mejor.

Los detalles de la Fluor Party

Creamos distintos chillouts, tanto interiores como exteriores. En los exteriores pusimos mantas para que quienes quisieran estar fuera no pasaran frío y velas para iluminar.

En el interior había un gran árbol central pintado de neón, y una torre de regalos en cajas con lazos. Las luces de Navidad no faltaron, e iluminaron las barandillas, las barras e incluso el suelo. También pusimos pequeños abetos repartidos por todas partes para que diera esa sensación de bosque encantado. Como si de repente los elfos que ayudan a Papá Noel se hubieran convertido en duendes mágicos y te estuvieran llevando a su escondite preferido.

Realmente daba la sensación de estar en otro lugar, de entrar en otra realidad, y eso hizo que el ambiente fuera súper entregado y que todos disfrutasen muchísimo. Además podían pintarse de neón, así que estaban totalmente mimetizados con el ambiente.

La música en directo no faltó, con un grupo que divirtió a todos, y un DJ se encargó de la banda sonora de este cuento. También apareció una batucada flourescente que hizo bailar a todos.

El menú by Catering l’Empordà

Volvimos a confiar en Catering l’Empordà, que nos conocen, saben de nuestras locuras y, lo más importante, se adaptan a ellas creando propuestas únicas.

En esta ocasión hicieron una bienvenida muy navideña, en el que no faltaba el caldo navideño con pelota, y añadieron Ferrero Rocher de salmón y macaron de mousse de foie. Seguidamente presentaron diferentes buffets: frío, de famón, Asia Station, tapería, Mediterráneo, La Barceloneta, veggie corner y navideño. Y por último no podían faltar los dulces, y a falta de uno mejor cinco: lemon pie, brownie con frambuesitas, cheese cake con arándanos, variedad de turrones de pastelería y neulas artesanales bañadas en chocolate belga.

Dejar un comentario