Kick off meetings: mucho más que reuniones para empezar proyectos

Hoy os queremos hablar de los Kick Off Meetings, un término que últimamente se ha hecho muy conocido, pero que pocos entienden realmente. ¿Son el futuro de las reuniones de nuevos proyectos? ¿Es lo de siempre pero esta vez con un anglicismo?

Qué son los Kick Off Meetings

Empecemos por el principio, por definir el concepto. Kick Off Meetings hace referencia a las reuniones de arranque o inicio de proyectos. Actualmente se han convertido en una de las prácticas más innovadoras en el ámbito empresarial en general.

“Kick off” es la patada inicial del fútbol americano, la que da comienzo al partido. Es por eso que tiene mucha relación con la intención de la reunión, pues pretende ser el lanzamiento de un proyecto concreto.

Normalmente participa el equipo principal de la empresa, proveedores y clientes. Hay variantes en las que solamente participa la empresa, o invita únicamente a proveedores o clientes. Eso depende totalmente de la empresa y del objetivo que tenga con este evento.

Para qué sirve

Los Kick Off Meetings sirven para planificar, reestructurar o alinear objetivos o ideas. Al acabar el evento se deben haber resuelto estas tres preguntas:

1. ¿Qué opina el equipo que va a desarrollar el proyecto sobre la manera de desarrollarlo y la audiencia al cual va dirigido?

2. ¿Cuáles son los lugares o las situaciones en los que el equipo cree que puede funcionar el resultado del proyecto?

3. ¿Qué expectativas se podrían tener de la respuesta de los posibles clientes/usuarios del resultado del proyecto?

Son una ocasión perfecta para reunir a todos y presentar los objetivos y planes a cumplir. Se trata de una práctica innovadora que comenzó en Estados Unidos y cada vez es más conocida en España por su efectividad.

Ideas originales

Como siempre, a nosotros nos gusta darle una vuelta más a cualquier evento. Creemos que los Kick Off Meetings son muy importantes para todo el equipo, y pueden ser la excusa perfecta para hacer algo original que sorprenda.

De hecho, una presentación de producto siempre debería tener un punto diferente que llamase la atención, que hiciera que se distinguiera del resto, y que motivara a comprar. Lo mismo pasa con los proyectos, la única diferencia es que tienen que motivar a tres grupos diferenciados: al equipo para que trabajen con ánimo, a los proveedores para que participen y a los clientes o inversores para que “compren” la idea.

Nosotros os proponemos salir de las típicas reuniones en la oficina. El tipo de evento dependerá mucho del proyecto y el estilo de la empresa, pero una idea que nos encanta es alejarse totalmente de la ciudad. Hacer ejercicio, trabajar en equipo y conseguir metas, para ver que unidos siempre es mejor. Además, se puede adaptar perfectamente a la idea de proyecto, por lo que todo tendrá sentido y conseguirá motivar completamente.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *