Cómo preparar un buen discurso para un evento

Si estás organizando un evento seguramente tendrás que preparar un buen discurso para dar la bienvenida, las gracias o simplemente dirigirte a todos los invitados. Sabemos que es complicado, que muchas veces puedes no saber ni por dónde empezar y te va a costar que sea memorable, y no solo un discurso más. Por eso hoy te damos los tips para que sea perfecto.

Consejos para preparar un buen discurso

Marcar objetivo

Primero de todo debes saber qué estás buscando con ese discurso, qué quieres conseguir. Marcar tus objetivos es siempre la base para crear algo así. ¿Quieres motivar a tu equipo? ¿Generar algún tipo de reacción? ¿Dar las gracias? Según tu objetivo, el discurso será de una manera u otra, y por eso es esencial dedicar un tiempo a definirlo claramente.

Decidir el tono

Posteriormente debes escoger el tono que vas a utilizar. No es lo mismo tener un tono un poco más distante que querer ser totalmente cercano y amigable. El tipo de tono y el lenguaje utilizado marcarán la percepción que los demás puedan tener de ti. No es recomendable nunca ser totalmente distinto a cómo eres en el día a día. No tendría sentido que normalmente tu relación con los empleados sea de jefe-trabajador, y en el evento de repente les hablases como si fueran tus mejores amigos. Es normal ser más simpático, cercano y divertido, pero no se debe proyectar una imagen totalmente contraria a la que se presenta en la oficina.

Buscar inspiración

Sabiendo el tono y los objetivos, te recomendamos mirar vídeos de buenos discursos, tanto en empresas como los más emblemáticos de la historia, que vayan siempre acorde con tu intención. Así podrás inspirarte para crear el tuyo propio. Añadir referencias a otros discursos, al igual que a libros o personas remarcables, es un muy buen recurso si se utiliza bien.

Hacer un borrador

Ahora ya puedes empezar a preparar un buen discurso para tu evento. Haz un borrador escogiendo la plataforma que prefieras: hay quienes quieren escribir en el móvil porque siempre lo tienen a mano y pueden encontrar la inspiración en cualquier parte, y quienes quieren escribirlo en papel porque les funciona mejor. Hazlo a tu estilo, que seguro que será el mejor. ¿Y por qué no añadir un poco de tu música favorita para motivarte? Póntela de fondo y seguro que todo va incluso mejor.

Pasarlo a limpio y ensayarlo

Cuando lo tengas acabado, pásalo a limpio, léelo varias veces, en días distintos e incluso momentos distintos del día. Debes saber, y seguro que ya te has dado cuenta, que según el día y el momento (mañana, mediodía, tarde) nuestro estado de ánimo cambia y eso hace que podamos percibir lo que hemos escrito de manera muy distinta. Por eso si tienes tiempo puedes ir leyéndolo y seguro que le harás pequeños cambios.

Naturalidad ante todo: ¡disfrútalo!

Por último, debes intentar aprendértelo pero siempre con naturalidad. Son palabras que han salido de ti, que quieres trasladar a tus empleados o equipo, por lo que deben sonar reales. Ensáyalo delante del espejo, y permítete hacer variaciones que te vayan más cómodas a la hora de hablar, ya que no es lo mismo algo escrito que dicho en alto. El mismo día del evento apóyate si quieres en un papel o guía, mejor si es en formato tarjetón y con el logo de la marca ya que quedará más profesional, pero date el placer de improvisar. Tú sabes perfectamente qué quieres decir, ahora solo queda decirlo y disfrutarlo.

Dejar un comentario